Toggle Menu

ALELUYAS DE HIGIENE DEDICADAS A LOS NIÑOS DE LAS ESCUELAS PRIMARIAS

Aleluyas de Higiene dedicadas a los niños de las Escuelas primarias

Aleluyas de Higiene dedicadas a los niños de las Escuelas primarias

TIPO
Prevención

ESPECIALIDAD
Medicina preventiva. Educación para la salud

ÉPOCA
Años cincuenta siglo XX

ORIGEN Y PROCEDENCIA
Madrid, España. Adquirido en España

MEDIDAS
13,5 x 18,8 cm

MATERIALES
Papel

FABRICANTE
Rivadeneyra SA, Madrid. A cargo de la Dirección General de Sanidad

La palabra Aleluya tiene en nuestro diccionario varias acepciones. Entre ellas “cada una de las estampas, con la palabra aleluya escrita en ellas, que, al entonar el Sábado Santo el celebrante la aleluya, se arrojaban al pueblo”. Igualmente, “Cada una de las estampas de asunto piadoso que se arrojan al pasar las procesiones.” y “Cada una de las estampas que, formando serie, contiene un pliego de papel, con la explicación del asunto, generalmente en versos pareados”. Las había en el siglo XVI que no eran de tema religioso. En el siglo XVII fueron muy populares las aleluyas de los oficios. En el siglo XIX, época de esplendor de estas hojas impresas, las hubo de tema político, moral, histórico, educativo, taurino, etc. En catalán se les llama Auques, plural de Auca. Algunos señalan que su origen estuvo en el siglo XVI en Francia. Se les considera como una modalidad de la historieta.

Uno de sus usos fue educar de forma sencilla y comprensible a los que iba dirigida, por ejemplo, los niños o adultos sin formación.

El autor de estas Aleluyas es José Robledano Torres, nacido en Madrid en 1884, ciudad en la que murió en 1974. Se formó en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando donde tuvo como maestro a Antonio Muñoz Degrain. Trabajó sobre todo para la prensa como ilustrador. Estuvo en el equipo de la Revista crítica, Nuevo mundoLa EsferaMundo gráfico, y Blanco y Negro. También colaboró con los diarios El LiberalEl Imparcial, y El Sol. Militante socialista contribuyó esporádicamente en El Socialista. Ilustró algunos cuentos infantiles de la Editorial de Saturnino Calleja. Después de la guerra fue encarcelado y condenado a muerte, pero se le conmutó la pena capital. Estuvo en distintos penales hasta 1944. Uno de los géneros que más cultivó fue precisamente el de las aleluyas de temas diversos. Más tarde también participó en campañas publicitarias.

Fuentes materiales e iconográficas de la Historia de la medicina